ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Gatica, el deportista del peronismo

Posted by menriquez en 13 junio 2013

La inolvidable sección Contragolpe de El Gráfico decía por aquellos días de abril de 1947: “Le da al público lo que quiere la mayoría: fuerza, potencia, aspereza, promesa de knock out, todo lo que se traduce en alta emoción y provoca el desborde ruidoso del entusiasmo popular”. El término popular y Gatica van acompañados, inexorablemente. Hace exactos 88 años, nacía uno de los más grandes boxeadores de la historia pugilística argentina: Jose María “el Mono” Gatica, el más peronista de los deportistas.  

Aquel testimonio de El Gráfico recuerda la caída contra Alfredo el mate Tuerto Prada, su eterno rival con quien no se sacó diferencias en el historial (de los 6 enfrentamientos, 3 victorias para cada uno). Gatica siempre envidió la condición de “campeón argentino” de Prada, condición que Jose María nunca pudo alcanzar. Sus combates con Prada dividían al país en dos en aquellos años peronistas. Quizás el recuerdo que mejor describa al Mono se encuentra en la bajada de la nota “Mono, las pelotas”, escrita por el periodista Daniel Güiñazú, en noviembre de 2003 : “Nunca fue campeón de nada, pero alcanzo un título que pocos logran: fue ídolo porque supo meterse en el corazón de su pueblo”. Pese a ello, dividió los aguas. Odiado por unos, amado por otros.

En 1945 debutó en el Luna Park con un knock-out en la primera vuelta frente a Leopoldo Mayorano. Fueron nueve años siendo el gran símbolo del Luna Park. La gente se atolondraba por entrar a ver al humilde boxeador. De esos nueve años, fueron 44 peleas en ese mítico escenario hasta su última victoria frente a Oscar Aceffe (quien lo había mandado a la lona tres veces), por knock-out.

Gattica Su cariño por el peronismo -gobierno que le dio un gran empuje a su carrera-, trasciende el nombre de una de sus hijas, Eva. En New York, en el mítico Madison Square Garden, cayó en la lona contra el campeón Ike Williams en el primer round. El ex presidente fue crucial, desde lo económico, en aquel viaje de Gatica por el continente americano.En 1950, habrá una noche que varios recuerdan cuando Gatica, luego de vencer en la arena del Luna Park, ensangrentado y teñido por una bandera argentina, le dijo al entonces presidente: “dos potencias se saludan, General”.  La salida del gobierno de Perón coincidió con el declive en la carrera de Gatica. Se le cerraron varias puertas y su nombre comenzó a rumorearse con culpa.

Hacía 1956, la imagen del boxeador que en once años como profesional ganó 85 de 95 (72 knock outs) era la de un pesado y rengo boxeador que peregrinaba sus leyendas en cuadriláteros de menor envergadura. Su cíclica vida comenzó en la carenciada Villa Mercedes (San Luis) y terminaría en otra villa miseria con su segunda mujer. El 12 de noviembre de 1963, con tan solo 38 años, Gatica fue atropellado por un colectivo de la linea 295, manejado por Antonio Cirigliano (tío de los conocidos empresarios del transporte de Buenos Aires). Salía de la cancha de ver a su querido Independiente y falleció dos días después. Su sepelio en el cementerio de Avellaneda fue una gran manifestación de dolor popular con la marcha peronista por todas las calles de Buenos Aires, por primera vez desde la caída de Perón. Como la historia de su vida, con algún símbolo del peronismo presente, de alguna u otra forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: