ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Eso que llaman el “folklore del fútbol”

Posted by menriquez en 6 julio 2011

Por Matías Enríquez (@tutenriquez)

Caprichosa. La pelota cada vez menos parte del folklore.

Las imágenes son devastadoras para los hinchas de River. El equipo más grande de todos los tiempos del fútbol argentino deberá jugar en el Nacional B. Producto de una nefasta gestión por parte de los directivos anteriores y del presente, River vivirá su era más oscura, demasiado lejana a épocas doradas de Labruna, Alonso, Francescoli y cia – ídolos que engrandecieron la historia del club durante el Siglo XX–.

No es objeto de estas palabras tocar el plano estrictamente futbolístico, del cual se han consumado centenares de minutos de radio, miles de caracteres en la prensa gráfica y extensas horas en los medios televisivos. Sobre ello, simplemente resta sostener que River, producto de la poca habilidad de Juan José López, fue un equipo que se autodestruyó a sí mismo.

Hoy decido pararme con cierta objetividad casi insostenible por mi confeso fanatismo por el club de la banda. Los hechos de violencia han despertado en mí una profunda decepción, casi más propia de la ficción que de la propia realidad. Desde la negligencia de este gobierno nacional de decidir que el partido se juegue a puertas abiertas, usando la demagogia como herramienta para la recolección de votos, hasta la sorpresiva destrucción del estadio Monumental, que quedo devastado. Todo ello, sumado al inoperante operativo de seguridad y a un clima ferviente en donde pasión y razón parecen no poder ser complementarios.

El argentino es un ser extrañamente fanático. El éxito del club de sus amores lo sostiene como bandera propia con un ego casi insuperable por sobre el resto de los individuos. A la hora del fracaso se repite la fórmula. Lo vimos con River y lo seguiremos viendo año tras año. Ante la derrota, la asimila a algo demasiado propia, como si él mismo fuera, en este caso, el que pateó el penal que malogró Mariano Pavone. Del llanto a la locura, el proceso no acepta pasos intermedios. Con las pasiones tan a flor de piel, un fracaso es la gota que rebalsa el vaso, que deriva en una violencia descomunal, sin precedentes.

Dirán que en este caso puntual de River, intervinieron dirigentes opositores a la gestión de Passarella. Ya lo creo. Pero también he visto a algunos conocidos por televisión – alumnos ejemplares, brillantes empresarios – reaccionar con una violencia fuera de sí. Soy de aquellos que viven el fútbol con las revoluciones al ciento por ciento y que, ante la derrota, sienten un profundo dolor que se materializa en una inagotable cantera de lágrimas. Pero hasta allí queda mi dolor, que no subsana en lo inmediato, sino con el paso del tiempo.

Este estado anárquico es lo que los medios deportivos denominan el tan repudiable “folklore del fútbol”. Un estado estúpido donde parecería ser que la atracción esta fuera del verde césped y no dentro de él. Todo ello potenciado por el nefasto nivel que muestran los jugadores en el campo de juego. Donde importan más que estén todos los barrabravas que los propios profesionales.

Es realmente emocionante ver a los verdaderos hinchas en los estadios del fútbol argentino pero todo en su sana medida. Mientras todas las esferas de la sociedad y los propios periodistas sigan destacando este folklore como el gran atractivo de nuestro torneo, el nivel seguirá decreciendo y los hechos de violencia que tanto repudiamos seguirán existiendo hasta que el fútbol se transforme en una auténtica locura. Estimado lector: créame, que no estamos tan lejos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: