ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Deporte y política: la historia ya nos dio su veredicto

Posted by menriquez en 1 septiembre 2010

Por Matías Enríquez

Deporte y política nunca debieron ser amigos. Desde su esencia imperfecta, los seres humanos comenzamos a relacionar algo que –al menos, desde sus albores– era tan inocente como el deporte con algo tan corrompido como la política. Fue la astucia de los propios gobernantes la que motivó tan cruel matrimonio. Presos de sus fracasos políticos, pero aún con deseos de perpetrarse en el poder, la lista de líderes que utilizaron el poder como una herramienta de estado va desde Mussolini a Hitler, pasando por Videla, el rumano Ceausescu o el español Francisco Franco, entre otros.

Desde el desarrollo de las comunicaciones y las relaciones públicas, el deporte comenzó una carrera ascendente en el intéres de todas las sociedades, por más que existan varios que traten de detractarlo. Dadas las circunstancias, la injerencia de la política en el deporte parecía un hecho ineludible. Los casos más famosos de la historia acerca de este despiadado matrimonio suelen estar ligados a gobiernos de facto y totalitarios, quienes palpaban que el éxito o fracaso de sus deportistas era el termómetro que determinaba la gloria o la frustración de sus gestiones.

Fue así como, en 1934, Mussolini le recomendó a Vittorio Pozzo -entrenador de Italia- que su equipo obtenga el campeonato mundial de ese año (algo que, para suerte de Pozzo y sus hombres, fue conseguido). También Hitler hizo gala de sus deseos de demostrarle al mundo el poderío de la raza aria en aquellos Juegos Olímpicos de Berlin 36, más allá de su nefasto episodio en el cual evadió el saludo del excepcional Jesse Owens. Tal vez influenciado por ellos, Jorge Videla utilizó el Mundial 78 para ocultar la vehemente violación a los derechos humanos que sucedía en nuestro país, por aquel entonces.

La intromisión de la política en el deporte ha traído más elementos negativos que positivos para una actividad que en su origen es pacífica y busca la cordialidad entre los seres humanos. Comprendiendo su caracter trascendente en la sociedad, los gobiernos fueron utilizando el deporte para crecer en populismo. Evidencia de ello se ha visto con el gobierno actual, que logró aumentar su popularidad e imagen, luego del acuerdo con la AFA por los derechos de televisación y su famoso Fútbol para Todos, del año 2009. Sí, el deporte es así de poderoso también.

La historia ya nos enseñó que combinar dos ámbitos tan –originalmente– opuestos puede ocasionar un gran deterioro en las diversas esferas de la sociedad. Nosotros, como ciudadanos y como aquellos que elegimos a nuestros representantes, fuimos responsables y víctimas de las malformaciones que fue sufriendo el deporte bajo los distintos gobiernos. Será hora de que, como en tantos otros recintos de la vida, comencemos a darle una mayor valoración a la historia, esa disciplina a la que Cicerón definió tan acertadamente como “la maestra de la vida”. Por algo habrá sido, ¿no creen?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: