ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Gallardo y su adiós a River

Posted by menriquez en 13 mayo 2010

Por Matías Enríquez

“El ciclo con esta camiseta está cumplido”. Ahogada de sentimientos encontrados, la frase -presumida por varios hace algunas fechas- explota una y otra vez en el corazón de los hinchas de River. Luego del partido con Tigre, el Muñeco dejará de ser jugador de River para siempre.

En abril de 1993, River derrotaba a Newell’s Old Boys por 2 a 0, con un equipo plagado de juveniles. Apoderado de una quirúrgica pierna derecha, Gallardo sorprendió a todos por su visión del juego con tan solo 17 años. Había sido el comienzo de una historia de amor eterno entre el club y el oriundo de Merlo. Fue pieza clave del River de Passarella modelo 94 y crucial en la versión de Enzo-Ramón 96-97. Hábil para la organización del juego, Muñeco fue tricampeón en ese memorable River de Diaz y obtuvo la Libertadores 96 y la Supercopa 97. En el 99, el Monaco de Francia se lo llevó para hacer un delicioso tridente ofensivo con él, Henry y Trezeguet.

Sus enfrentamientos con Didier Deschamps -técnico galo- hacia fines de 2003 no opacan la idolatría que los hinchas franceses tienen por los 4 años de títulos que Gallardo vivió en el principado. Su paso por Francia (donde también jugó en el PSG en 2008) y Estados Unidos (DC United) le dio una mayor experiencia y visión de diferentes modos de comprender el juego. Pero esa es otra historia.

En 2004 se dio su primer retorno. Junto a Marcelo Salas y Cavenaghi, Gallardo llevó a River a obtener el Clausura 2004. Leo Astrada fue responsable directo de que Gallardo haya retornado a su nivel. Importante en el boicot a Mostaza, Muñeco decidió cambiar de aire. La tentadora comodidad estadounidense motivo a que Gallardo emigre al extranjero.

Mientras disfrutaba de su estadía alla norteamerica, sus oídos se lastimaban con las nefastas noticias que llegaban desde el Monumental. Conceptos como déficit, pérdida de identidad y problemas internos, motivaron a un segundo retorno. En Enero de 2009 decidió volver para tratar de encauzar el rumbo de un equipo que habia terminado último en el Apertura 2008.

Fuera de los goles a Abbondanzieri en los superclásicos, sus dos goles a Arsenal en esa vuelta forman parte de un recuerdo imborrable, plagado de sentimientos. El “muñeeco, muñeeco” no caía desde las tribunas del Monumental hacía mucho tiempo. Fue un volver a vivir con llanto incluido por parte del jugador más exquisito de los últimos tiempos. Esa tarde demostró que su fantástica pegada estaba intacta. Y vaya si cerró algunas bocas de aquellos que lo criticaban.

“Es el fin de mi ciclo aquí” sostuvo en rueda de prensa. Dolido en su ser mas profundo, no habló con ningún club porque “siento esta camiseta como pocos”, algo que demostró a lo largo de toda su carrera. El fin de semana frente a Tigre dira adiós al club de sus amores uno de los futbolistas más inteligentes y técnicos que me ha tocado ver.

Los goles en la tarde del retorno, frente a Arsenal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: