ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Un superclásico ajeno a su historia

Posted by menriquez en 26 marzo 2010

Por Matías Enríquez

Comparar este superclásico con alguno de sus predecesoras ediciones seria un tremendo despropósito. Una vez culminado el show de absurdo papelerío que propuso la comisión directiva xeneise (¿o acaso vamos a creer que todos esos papeles los tiraron los hinchas?) parecía que el partido podia tener ciertos destellos para quedar en la historia más allá del paupérrimo nivel que mostraron ambos equipos en este certamen.

Porque Palermo podía pasar a Cherro y alcanzar ese ansiado gol 218 que lo deposite como único goleador de la historia xeneise. Porque Riquelme podia hacer resucitar al Topo gigio de cara a Maradona, tal como lo hizo en aquel clásico del 2000 frente a Mauricio Macri. Porque River podia dar el golpe en un estadio en el que no gana desde 2004, con Leo Astrada como entrenador. En fin, nada de esto sucedió.

Lo único de histórico que tendrá este partido seran los dos goles de Gary Medel y el hecho de que fue suspendido por lluvia, por primera vez en su historia. Creáme cuando le digo que este clásico sera olvidado muy rápidamente, porque ninguno de los dos jugó un partido brillante. Boca fue más efectivo y tuvo un dominio apenas superior a River en el desarrollo del partido. Pero el nivel, para ser los dos equipos más fuertes de nuestro país, fue demasiado inferior al de épocas pasadas.

Ya desde los defensores centrales, uno puede realizar un análisis de lo que fue el partido. El 80% de los toques con el balón que tuvieron tanto Ferrero y Cabral como Luiz Alberto y Bonilla, fueron pelotazos sin ningun sentido, al voleo. En ningun momento les temblaba el pulso a la hora de rematar la pelota para cualquier lado. Lo de Ferrero fue llamativo: hubo una sola pelota en la que quiso salir jugando y se la paso a Ahumada, quien la perdería frente al debutante Giménez. De ahí, el tiro libre que derivaría en el primer gol de Medel, en el que curiosamente el ex Colón y Tigre tuvo una débil respuesta. En ese sentido la única jugada destacable del partido fue la del segundo gol de Boca, en el que se tocó la pelota con cierta mesura hasta pasar la mitad de cancha, El remate de Medel al palo mas lejano de Daniel Vega fue lo más atractivo que se vio en el partido. Despues, nada.

Pareció extrañarse a defensores como Bermúdez, Yepes, Samuel y más atrás en el tiempo Marzolini o el fantástico Daniel Passarella. En este clásico tan devaluado como tedioso, Boca terminó festejando aunque pudo haberse quedado sin nada si Funes Mori hubiese convertido alguna de las dos ocasiones manifiestas de gol que tuvo. Si definía como Ramón Diaz o Salas, acaso la historia hubiese tenido otro final. El recuerdo de estos grandes jugadores nos brinda una nostalgia irreconciliable con el presente de ambos clubes. Boca ganó el clásico pero todavia esta en deuda con su historia, al igual que River. Clubes tan grandes con presentes tan empobrecidos dieron un partido que será olvidado muy rapidamente. Un superclásico demasiado ajeno a la historia de ambos equipos.

3 comentarios to “Un superclásico ajeno a su historia”

  1. v said

    mmm que lastima me dan los argentinoss mmmmm vivan de otras cosas no del solo futbol banal!!!!!

  2. T said

    Yo no entiendo como los Bosteros salen a festejar, que festejan?
    Pena dan.

  3. Carolina said

    Como se nota que el que escribió esto es de river… Hacete de Boca Tute y la vas a pasar bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: