ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Informe: Messi, la selección y el eterno debate

Posted by menriquez en 18 marzo 2010

Por Matias Enríquez

Feliz en Barca ¿Decepción argentina?

En Barcelona riega el cesped con su fútbol de perfección en estado puro. En Argentina brilla por su ausencia. En el Nou Camp apila rivales como conos de entrenamiento. En el Monumental no puede eludir a dos sin perder la pelota. Lionel Messi es el mejor jugador del mundo por los pergaminos que brinda cada día jugando para el Barcelona. En unos meses, deberá revalidar su cartel de estrella en el Mundial. El relativista debate divide las aguas por donde se lo analice. ¿Porque Messi es el mejor del mundo con el Barcelona? ¿Porque no repite esas actuaciones con el equipo nacional? Aquí trataremos de dar alguna respuesta a este debate nacional.

Maradona y Guardiola, dos estilos contrapuestos

Escuchar a Messi preferir a uno u otro entrenador en esta disyuntiva sería noticia de los diarios de todo el mundo. Jamás dira que prefiere más a Guardiola por todo lo que significa Maradona para el fútbol argentino y por las represalias a las que se vería sometido por los simpatizantes argentinos. No obstante, da la sensación de que se quedaría con el catalán.
Desde que asumió, Guardiola se empecinó en destacar que Messi sería el abanderado de su equipo, tal como lo fuera Ronaldinho en el equipo de Rijkaard. Sin sobrecargarlo de presión, Guardiola ejerció un rol patriarcal sobre Messi. Protegiéndolo ante la prensa, Pep se encargó de darle a Messi un trato preferencial, acorde a los rendimientos del rosarino. En cambio, Maradona optó por otro camino. Con frases descabelladas y con comparaciones constantes a su figura, Diego presionó a Messi más de lo debido. Su deseo de que Lionel sea su heredero contrasta con las fisuras que el propio Maradona originó en el crack de Barcelona.

De Xavi, Iniesta y Busquets a Mascherano, Jonás y Verón.

Si Messi jugáse al tenis tan bien como lo hace al fútbol, seguramente pertenecería al eje Federer-Nadal-Murray. A diferencia del tenis, el fútbol es un deporte colectivo. Sin una buena estructura de juego, elaborada por sus compañeros, jamás se podria destacar. En Barcelona, Guardiola rodea a Messi de jugadores de buen pie que se sacrifican en la marca con cierta parsimonia. Con Xavi, Iniesta y Busquets, Guardiola no resigna la labor defensiva pero potencia, por las características de estos jugadores, la parte ofensiva. El principal destino en ofensiva de los pases de estos tres jugadores siempre es Messi. La dinámica del estilo frenético del equipo de Pep en ataque así lo solicita.
En Argentina, Mascherano y Jonas cumplen labores más defensivas que ofensivas. Por su estilo de juego alla italiana, Argentina no se puede dar el lujo de que ambos jueguen más de lo que marquen. El conservador estilo de Diego sólo deja para la creación a Verón, el único que asiste a Messi. Es muy extraño que Messi, salvo que se tire 15 metros hacia atrás, reciba asistencias directas de Masche o Jonás.

Esquema táctico: ¿4-3-3 o 4-4-2?

En este apartado siento que Messi sería el mismo en Barcelona y en la Selección, si esta última estuviera dirigida por Marcelo Bielsa. Con igualdad de nombres pero cambiando a Piojo López por este Messi, difícilmente Argentina hubiera quedado afuera en primera ronda de Corea-Japon 2002.
En cuanto a la numeración, en Barcelona se juega un 4-3-3 que no debería ser tan indiferente al 4-4-2 que ofrece la selección. La paradoja sucede cuando se pasa de los numeros a los hechos y/o nombres.
En la defensa se observan más precisiones acerca de esto. De los cuatro defensores que ofrece Guardiola, 2 son laterales con vocaciones netamente ofensivas como Dani Alves y Maxwell (jugadores que se desempeñaron en Sevilla e Inter, como volantes laterales). En la Selección, Maradona prefiere a dos laterales más bien defensivos como Burdisso, Otamendi o Heinze (tres jugadores que frecuentan ser marcadores centrales).
Las variables del mediocampo estan mas ligadas a los nombres y fueron expuestas en el apartado anterior.
En el ataque, las diferencias entre uno y otro equipo son irreconciliables. En Barcelona, Ibrahimovic y Henry (o Pedro) succionan marcas que liberan a Messi de forma directa. El argentino queda mano a mano con un lateral, a quién si logra superar, por condiciones propias y velocidad, quedará de frente a un central (que soltaría a su marca) o frente al arquero. En la Selección, Higuaín absorbe dos marcas como mucho, mientras que a Messi le quedan siempre dos marcas fijas (central y lateral), más la colaboración de un volante.

Mimado en Catalunya y criticado en Argentina, el esquema no lo favorece bajo ninguna perspectiva. Por eso, como dejamos en claro en una nota anterior, Messi debe reinventarse como jugador si quiere ser en la selección el mismo que es, día a día, en el Barcelona.

Los goles del Barcelona 4 – 0 Stuttgart, por los octavos de final de la UEFA Champions League.

Una respuesta to “Informe: Messi, la selección y el eterno debate”

  1. […] Link: https://argensport.wordpress.com/2010/03/18/informe-messi-la-seleccion-y-el-eterno-debate/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: