ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Solo es un simple ‘hasta luego’

Posted by menriquez en 5 noviembre 2009

Por Matías Enríquez

“Si acaso lo hubieramos planificado no habría salido tan bien”. Así empieza Juan Pablo Sorín su columna, en el diario digital español Media Punta, acerca de lo que se siente jugar en el Estadio Monumental. La nota, titulada “Ficciones: olor a gol”, esta plagada de sentimientos que el propio jugador vivió como futbolista millonario. Sin embargo, la frase refleja a la perfección como fue la vida de este ídolo que hoy abandona la profesión: Juan Pablo Sorín.

FUTBOL_SOrin Nacido en Buenos Aires, allá por Mayo del 76, Juan Pablo sabía que el fútbol lo apasionaba desde pequeño. En las brillantes inferiores de Argentinos, Juampi comenzó a desarrollar su personalidad insoslayable. Su atrevimiento y voluntad dentro del campo de juego contrastaba con su bajo perfil fuera del verde césped. Con 18 años, en 1994 debutó para Argentinos Juniors como lateral por la izquierda. En aquel entonces, el conjunto de La Paternal ya había sido el gran afectado de aquel inolvidable episodio en que los jugadores quedaron libres por conflictos a la hora del envío de los telegramas con las renovaciones de contratos. Es extraño el recuerdo que Sorín dejó en los hinchas del Bicho. Querido e idolatrado por todos, Juampi se fue del equipo para probar suerte en el fútbol europeo. Casi un año despues, Argentinos descendió en aquella fatídica temporada 95/96.

Tiranía del destino, Sorín fue importante en la fase de grupos de la Champions League que Juventus obtuvo en la temporada 96. Sí, aquella misma que depositaba a la Vecchia Signora en Tokyo para enfrentar al River de Ramón Díaz. Juampi no participó en aquella final con victoria sobre Ajax 4 a 2 en los penales, tras el 1 a 1 en el partido, pero sí participó en el Monumental contra el América de Cali. Esa misma noche Crespo se recibía de ídolo. Pasó de ser compañero de Zidane a enfrentarlo en la cita por la Intercontinental. Del Piero puso fin a las aspiraciones de River y del propio Sorín, que en el mismo año jugó en los dos mejores equipos del mundo. Solo los tocados tienen esta suerte.

Sus tres años de River estan plagados de títulos. Tricampeón con el equipo de Ramón, Juampi era indiscutido por la banda izquierda. Incluso relegó al banco a Placente que, por aquellos tiempos, era uno de los grandes proyectos como lateral izquierdo del Torneo. Campeón de la Supercopa 97, Juampi fue piedra fundamental en el River Campeón del Apertura 99, con Aimar y Saviola como autores intelectuales de un proyecto en el que la palabra fracaso no figuraba dentro de sus pergaminos.

En 2000 se marchó a Brasil, lugar donde se recibió de ídolo. Idolatrado por todos, Sorín logró que los brasileños canten “Argentino, argentino”. Carlitos Tevez vendría después, pero Juampi ya habia roto el molde. Ciudadano ilustre de Belo Horizonte, el Cruzeiro lo apadrinó como el gran ídolo de la historia del club azul. Campeón de la Copa Brasil 2000 y de Bicampeón de la Sul Minas (00-01), Sorín representó dentro y fuera de la cancha al ídolo que Cruzeiro venía buscando después de la ida de Ademir.

En Europa jugó en Lazio, Barcelona, PSG, Villareal y Hamburgo
(hacia el final de su carrera). Con pocos títulos en su palmarés (tan solo una Copa de Francia), Juampi volvió al Cruzeiro en dos oportunidades (2004 y su vuelta final en 2008). Su retiro y la ovación que el Mineirao le propusó anoche en su despedida no tiene antecedentes cercanos.

Sin lugar a dudas que hablar de Sorín y no citar a la Selección Argentina sería un despropósito. Debutó en la selección en un 4-1 contra Bulgaria, en 1995. Ya habia sido el gran capitán del equipo campeón del Mundial Sub 20, en Qatar 95. Participó de los mundiales de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, en donde jugó su último partido como albileceste, siendo capitán en todos los partidos que disputó.

Con testimonios como “hay que matarse por la camiseta argentina”, Sorín cayó a quienes lo tildaban de ‘buche’ de Pekerman y dejó en claro hasta donde llegaba su pasión a la hora de ponerse la camiseta argentina, asi estuviera en Barcelona, Lazio, River o donde sea. En Sorín, sus palabras reflejan una pura realidad. Su grandeza no puede ser puesta en tela de juicio.

En una nota de un diario, en Julio de este año, Sorín sostuvo: “Ojalá me recuerden como un lateral diferente”. Quedate tranquilo, Juampi. Se te recordará por ser uno de los mejores laterales de la historia, nadie podrá negarlo, pero además quedarás en la memoria por tu voluntad y dedicación. Habrás abandonado el fútbol pero tu sapiencia y despliegue servirá para que los más jovenes tengan un sano ejemplo de profesionalismo. Por eso, mejor tomemos tu despedida como un simple hasta luego.

Cosas como estas cumplen con el deseo de Juampi de que sea recordado como un “lateral distinto”.

– Argentina vs. Brasil – Dejando en ridículo a Ronaldinho

– Argentina vs. Serbia: Mundial de Alemania 2006

– Villareal vs. Arsenal: UEFA Champions League

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: