ArgenSport

Todo el deporte en un solo lugar

Grandes en el infierno

Posted by menriquez en 18 septiembre 2009

Por Matías Enríquez

17/09/09. Estadio Jose Amalfitani. Boca acaba de perder en su debut por la Copa Sudamericana. El buen Velez de Richard Gareca acaba de desterrar de la Copa a uno de los equipos más coperos de la última década en el fútbol argentino. El gol de Jonathan Cristaldo pone fin al sueño del team de Basile de obtener los dos frentes.
18/09/09. Estadio Nestor Diaz Perez. River acaba de quedarse afuera en su debut por la Nissan Sudamericana. Lanus, con Zubeldía como artifice intelectual y, Blanco y Salvio, como lideres futbolísticos acaba de eliminar a River. El gol lo hizo Santiago Salcedo, ex River. ¿Se acuerdan? Salcedo fue el que intervino en el trueque para que Ogro Fabbiani llegue a River.
PALERMO Y ORTEGA. Simbolos de Boca y River

PALERMO Y ORTEGA. Simbolos de Boca y River

Triste, pálido y oscuro son los principales argumentos con las cuales uno puede definir el presente de los dos clubes más grandes de la historia del fútbol argentino. Ya no son los mejores de nuestro fútbol, de hecho, lejos estan de serlo. Hoy lideran futbolísticamente equipos como los citados Lanús y Velez, sumados también a Estudiantes. Si se hubiesen jugado estos mismos partidos pero en la década de los 90, seguramente hubiesen sido Zubeldía y Gareca (y no Gorosito y Basile) los que temerían por enfrentarse a River y Boca. Hoy, la realidad es distinta.

A pesar de contar con un plantel lleno de figuras, Boca no logra encontrar la guía para torcer el rumbo de este claroscuro presente. Su plantel esta plagado de grandes nombres, pero en el fútbol actual grandes nombres no es igual a grandes resultados. Sin Riquelme ni Pocho Insua en su plenitud, con Battaglia como estandarte del equipo, a Boca le cuesta mucho más de lo que evidencia. Llega con muy poca contundencia al arco rival. Tiene un plantel con mucho recambio para la ocasión. Viatri, Mouche y Gaitan se relamen por una oportunidad para demostrar que pueden jugar en el primer equipo, pero Basile ya tiene a sus preferidos.

Tendencia repetida en el seleccionado, si un jugador no esta en el “equipo de memoria” que le gusta al coach, debe empezar a enfilar hacia otros rumbos, porque en ese equipo seguramente no contará con un lugar. Y lo peor de Boca se da cuando lo atacan. Ni Cáceres ni Paletta ni Monzón están cerca de los niveles que alguna vez supieron demostrar. Pero el punto más flojo del xeneise reside en su arco: Pato Abbondanzieri, tan amado y tan criticado, ya no ofrece garantias.

En River la historia no es color de rosas. Pipo Gorosito no encuentra las variantes para tratar de llevar a este equipo a acercarse siquiera al titulo. Muchos analogan el color de la camiseta con el presente millonario: gris. A aquellos que sostienen esto, yo les retruco. El presente de River no es ni gris, es negro. En el club más politico de la Argentina, suena mucho más que un simple reto agarrar esta institución en diciembre, cuando se realicen las elecciones. Sin fondos en las arcas, con muy pocos jugadores en poder de la entidad y con inferiores en las que se forman grandes equipos pero desteñidas individualidades, parece difícil que River pueda salir del profundo pozo en el que se encuentra.

En la cancha nadie ofrece nada nuevo. Lo mejor lo ofrecen los impredecibles pies de Ortega, la explosión de Buonanotte y Mauro Diaz, el cerebro de Gallardo y el corazón de Almeyda. Nada mas. Muy poco para un equipo que busca salir campeón. La cuestión no es ni el arco (donde Nico Navarro tuvo un aceptable debut) ni el mediocampo, el problema de este River es la defensa y el delantero goleador. La carencia de una sólida estructura defensiva es mucho más grave de lo que se presume. Ni Cabral ni Orban ni nadie esta jugando como para vestir esta camiseta. Y lo de Fabbiani es vergonzoso. Mal idolatrado en sus comienzos, Ogro Fabbiani debe tomarse la profesión como un trabajo. Dotado de una extraordinaria tecnica (quizás hasta única en la Argentina), el ex Newell’s brinda muchas ventajas con su físico. Su cabeza esta más en el mundo de la farándula que en el arco rival. Eso, en River se siente.

Este presente desalentador para los dos grandes del futbol se relaciona con la crísis futbolística que atraviesa la Argentina. Tampoco se salvan ni Racing ni Independiente de esta desoladora actualidad. El nivel del fútbol argentino hace tiempo que atraviesa un período en el que las grandes figuras se pueden contar con los dedos de la mano. Ya no hay grandes equipos. Mientras tanto, los grandes atraviesan un periodo en el infierno. Ninguno esta clasificado a la Libertadores del año próximo. Boca esta a 10 unidades de la clasificación y River a 8. Pero si siguen mostrando niveles como los de esta semana, será imposible verlos en la Copa del año próximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: